Crecimiento vegetativo del cannabis.

El crecimiento vegetativo de la marihuana es el tiempo que va desde que la semilla ha germinado y mostrado los cotiledones o desde el enraizado de los esquejes, hasta el inicio de la fase de floración. Se caracteriza porque la duración del día es más larga que la de la noche. En cultivo de interior, el periodo vegetativo se rige por un ratio lumínico de 18/6 (18 horas de luz frente a 6 horas de oscuridad).
En la mayoría de los casos no le damos la suficiente importancia a este periodo, sin embargo es decisivo para alcanzar un resultado exitoso en nuestra cosecha.
La fase de crecimiento del cannabis determina el tamaño final de la planta, su resistencia frente a las plagas y la fortaleza en general de la planta para generar buenas flores. Así mismo, es durante este tiempo cuando se forma el sistema radicular que permitirá en un futuro una correcta alimentación de nuestra planta de marihuana.El crecimiento vegetativo puede durar desde un par de semanas hasta varios meses. Veamos los tiempos recomendados según las condiciones:

  • Si partimos de semillas en interior: Lo ideal es que mantengamos la planta en crecimiento durante 4 semanas desde la germinación de la semilla. Este periodo puede reducirse o aumentarse en una semana más o menos.
  • Si partimos de semilla en exterior: El tiempo de crecimiento vegetativo vendrá determinado por la fecha de germinación, no pudiendo influir nosotros en el momento en que se inicie la floración ya que serán las horas de luz solar las que determinen el inicio de ésta. Dado que los días empiezan a acortar (en el hemisferio norte) a partir del 21 de junio, la floración suele iniciarse durante la segunda quincena de julio. Si hemos germinado nuestra semilla el 1 de mayo, por ejemplo, el periodo vegetativo de nuestra planta durará alrrededor de dos meses y medio. Si la hemos germinado el 1 de junio este periodo se verá reducido a un mes y medio. Hay que tener en cuenta que a menor tiempo de vegetación, menor será el tamaño de la planta.
  • Si partimos de esqueje en interior: Un esqueje es una planta que ya tiene como mínimo dos meses de edad en periodo vegetativo. No olvidemos que un esqueje no es más que un trozo de una planta madre y por lo tanto conserva la misma edad que ésta. Por lo tanto cualquier esqueje está preparado para iniciar la floración desde que enraiza. Lo ideal es mantener al esqueje como mínimo un par de semanas desde que es cortado hasta que se le cambia el periodo fotolumínico a 12/12 (12 horas de luz y 12 de oscuridad), a fin de asegurarnos un buen enraizamiento de éste. Si lo mantenemos más tiempo en periodo vegetativo, lo que conseguiremos es una planta de mayor tamaño.
  • Si partimos de esqueje en exterior: Igual que en el caso de las semillas no podremos controlar nosotros el inicio de la floración. Sin embargo sí podemos controlar el momento en el que plantamos el esqueje. Igual que con las semillas el momento en que plantemos el esqueje determinará el tiempo de duración de la fase de crecimiento. La diferencia con las semillas es que podemos plantar un esqueje en una fecha muy cercana a la segunda quincena de julio ya que dado que la planta ya tiene una edad avanzada estará preparada para iniciar la floración aunque su periodo vegetativo haya sido muy corto.

El periodo vegetativo de la planta de cannabis es el tiempo durante el cual  crece a mayor velocidad, pudiendo llegar a crecer hasta dos centímetros al día. No olvidemos que el cannabis es una de las plantas de crecimiento más rápido del planeta. Por esta razón es de suma importancia que su alimentación sea abundante y correcta. Provee a tu marihuana de los suficientes nutrientes de crecimiento en esta fase para que no sea débil y escuálida. Para favorecer esta correcta alimentación mantén el pH del agua igual o inferior a 6, de esta forma favorecerás la absorción de Nitrógeno que es uno de los nutrientes básicos durante este periodo.
La Ec debería mantenerse entre 1,3 y 1,6, dependiendo de la variedad de marihuana que estés cultivando y el medio en que lo hagas. En ciertas situaciones (gran experiencia del cultivador y variedades con una genética muy “tragona”), es posible aumentar la Ec para acelerar la velocidad de crecimiento.
Dale a tus plantas durante esta fase vitaminas, aminoácidos y ciertas hormonas que hagan que su crecimeinto sea óptimo. Ciertos productos como super-vit (de Hesi), super thrive (de Growth Technology) o Emerald Shaman (de Advanced Nutrients) te darán resultados espectaculares durante este periodo, tanto aumentando la velocidad de crecimiento, como fomentando la creación de nuesvos brotes, así como aportando fuerza y vigor a tu planta.
Durante la fase de crecimiento el desarrollo de las raíces es también fundamental, ya que en el periodo de floración la planta empleará su energía en la formación de cogollos, en detrimento de la generación de raíces y hojas. Añadir durante la fase vegetativa un potenciador de raíces es muy conveniente.
Mantener una buena oxigenación del sustrato es otra de las medidas importantes que debemos aplicar. Procura que tu medio de cultivo sea esponjoso y que el agua de riego contenga altas dosis de oxígeno. (Lo puedes conseguir agitando el agua de riego, añadiéndole ciertos productos que contengan oxígeno, regando con la alcachofa de la regadera o con lanza o difusor en tu manguera. En cultivos hidropónicos no olvides incorporar a tu tanque de agua y nutrientes una piedra difusora).
No rieges en exceso tus plantas de marihuana durante el crecimiento. Es muy conveniente que el sustrato se seque entre los ciclos de alimentación y riego. Esto provoca que haya una óptima oxigenación en las raíces y que éstas se vean forzadas a crecer ya que tienen que “buscar” el agua y el alimento. Regar excesivamente tus plantas provoca raíces “vagas”, estimula su crecimiento con ciclos de sequía entre riego y riego.

Otro factor factor a tener en cuenta durante la fase vegetativa de las plantas de marihuana es la formación de la planta. Esto lo conseguiremos mediante la poda. Este es el momento de podar y/o pinzar nuestras plantitas a fin de conseguir que se ensanchen, que multipliquen su ramificación a fin de obtener mayor número de puntos de floración y que no se desarrollen demasiado en altura (en interior puede ser un problema dada la limitación de espacio y en exterior el problema puede venir a causa de la indiscreción de su tamaño.) Pinza las plantas de marihuana a partir de que hayan formado dos o tres nudos.
Puedes doblar también las ramas si ves que la altura escapa a tus espectativas.

Por último, no olvides que durante esta fase es el mejor momento para aplicar preventivos anti plagas o incluso productos para combatirlas. Una planta que ha sido tratada durante su crecimiento con insecticidas o fungicidas dispone de más tiempo para eliminar cualquier resto tóxico que haya acumulado en sus tejidos que otra planta que haya sido tratada durante la floración.

 

 

 

About The Growshop Woman

The Growshop Woman, editora de Juanablog.