Fitohormonas: las hormonas vegetales.

Las fitohormonas son las hormonas de las plantas. Al igual que en los animales y humanos, regulan y controlan ciertos procesos vitales. En el caso de las plantas, estos procesos son el crecimiento, la floración, la caida de las hojas, la formación del fruto y la germinación.
Son células con voz y voto, que actuando solas o en grupo, toman decisiones sobre la vida de la planta. Se generan en ciertos tejidos dentro de la planta pero pueden viajar a través de ella a cualquier punto. Actúan en concentraciones muy pequeñas. Producen efectos diferentes dependiendo del lugar dónde se encuentren, de las otras fitohormonas con las que se asocien y de la cantidad en que se presenten.

Existen 6 tipos de fitohormonas, que podemos agrupar en dos grandes grupos:
♥ Estimulantes del crecimiento: AUXINA, GIBERELINA, CITOQUININA Y FLORIGEN.
♥ Inhibidoras del crecimiento: ETILENO Y ÁCIDO ABSÍDICO.

  • AUXINAS.
    Promueven el crecimiento de las células, la absorción de agua y la división celular. Se producen en los extremos de los tallos y de las raíces y  desde allí se reparten al resto de la planta. Pueden usarse para promover el crecimiento o para detenerlo. Están implicadas en la floración y estimulan el crecimiento y la maduración del fruto. También favorecen la producción de raíces secundarias.
    Participan activamente en la “dominancia apical” que es el hecho de que el tallo central crece más que los tallos laterales. Es por ello, que cuando se corta la punta más alta del tallo central crecen con más fuerza los tallos secundarios.
    También toma un importante papel en el “fototropismo vegetal”, que no es ni más ni menos que la tendencia de las plantas a crecer hacia la luz. Las auxinas están por toda la planta, pero como que se destruyen facilmente con la luz, en las zonas iluminadas de la planta quedan menos, es por ello que las partes de las plantas que están a la sombra tienden a crecer más (porque se conservan mejor las auxinas).
    Influyen en el “geotropismo”, que es la tendencia de los tallos de las plantas a crecer hacia arriba y las raíces hacia abajo.
    En horticultura, las auxinas se usan, entre otras cosas, para obtener frutos sin semillas (como las sandías), estimular el crecimiento de raíces en los esquejes o evitar que se caigan las flores y los frutos.
    También ayudan a revegetar plantas de marihuana tras la floración y a aumentar la producción de raíces, flores y resina.
    Receta casera para hacer un caldo de auxinas:
    Poner en remojo un puñado de semillas de cualquier tipo (cañamones, lentejas, judías, etc…). Pasadas 24 horas, escurrirlas y reservar el agua de remojo. Poner las semillas en un plato seco y tapado con plástico de cocina. Cuando salgan las raíces y alcancen 3 ó 4 cm, cortarlas y triturarlas con el líquido reservado del remojo. Filtrar este caldo y pulverizar  o regar la planta.
  • GIBERELINAS
    Estimulan el crecimiento por elongación de las células y por división celular y  activa la germinación de las semillas.
    En el cannabis, la aplicación de giberelina en bajas concentraciones hace que los brotes se vuelvan verde claro y que los troncos se agrieten (como si fueran estrías en la piel humana). esto no es de extrañar si tenemos en cuenta que el crecimiento puede ser de 10 cm al día. Si se aplica giberelina en la etapa de crecimiento, la floración se retrasará.
    Esta fitohormona estimula la formación de machos, sin embargo, si se polinizan plantas hembras con el polen de estos machos, las semillas obtenidas serán todas feminizadas.
  • CITOQUININA
    Se encuentran en los brotes jóvenes de la planta y en las puntas de las raíces. estimulan el metabolismo y la formación de flores en las yemas laterales. Si aplicamos altas concentraciones de esta fitohormona en una parte de la planta, los azúcares se concentrarán en ella. Aunque aumenta la formación de flores, la finalización de la floración es la misma que en plantas que no se hayan tratado con esta hormona. También estimula la formación de flores femeninas en plantas masculinas convirtiéndolas en hermafroditas. En ocasiones, la citoquinina puede retrasar el envejecimiento de la planta.
  • FLORIGEN
    El florigen es la hormona que trasmite a la planta el mensaje de que las noches son más largas que los días. Es decir, es la que le da la señal de que tiene que empezar a florecer. Las plantas no detectan la duración del periodo de luz, pero sí detectan el tiempo de oscuridad. Es por eso que resulta tan importante no alterarles el periodo de oscuridad, porque si en el centro de su noche se produce un solo minuto de luz (que ellas no pueden medir en duración), hace que empiecen a contar de nuevo el periodo de oscuridad. es así que la planta detectaría dos noches de 6 horas de duración e interrumpiría su fase de floración.
  • ETILENO
    Es la hormona que regula la maduración de los frutos. Ya en el antiguo Egipto, se hacían cortes en los higos para que generasen etileno y aceleraran la maduración.
    El etileno es una hormona gaseosa, que además de acelerar la maduración de los frutos, aumenta ligeramente el tamaño de la planta y regula la caída de las hojas. También influye en el geotropismo de las raíces.
    El etileno es el responsable directo del amarilleamiento de las hojas durante la última fase de la floración del cannabis. Juntar plantas que estén muy avanzadas en la floración , y que por tanto estén generando gran cantidad de etileno, hace que plantas en fases más primarias de floración aceleren el proceso. No obstante, las flores obtenidas serán más pequeñas.
    El etileno también puede verse incrementado en exceso si enfocamos los ventiladores directamente sobre las plantas. Las plantas se quedan más pequeñas y aceleran la floración.
  • ACIDO ABSCISICO
    Esta hormona posee propiedades tanto estimulantes como inhibidoras del crecimiento. Todo depende de la cantidad suministrada: altas dosis frenan el crecimeinto, bajas dosis lo estimulan.
    Esta fitohormona es, además la encargada de regular la apertura y cierre de los estomas. Es situaciones de estrés por altas temperaturas, baja humedad y EC demasiado alta, el ácido abscísico cierra los estomas.
    Las plantas marchitas tienen altas concentraciones de ácido abscísico.

El uso de fitohormonas en nuestros cultivos de cannabis es muy delicado. No es aconsejable a nos ser que o bien no aprecies a tus niñas o bien sepas muy bien lo que estás haciendo. Infórmate antes de modificar hormonalmente tus plantas, las consecuencias podrían estar muy lejos de lo que pretendías.

About The Growshop Woman

The Growshop Woman, editora de Juanablog.