Podar plantas de marihuana.

Cuando se empieza un cultivo de marihuana, ya sea en interior o exterior, una de las preguntas que te asaltan en uno u otro momento es si debes podar y cuándo hacerlo.
La poda es una práctica que depende del gusto del cultivador. De todas formas como norma general aconsejamos:
* Podar las ramas y hojas inferiores,  hasta unos 15 cm por encima de la tierra, en interior y hasta unos 25 cm en exterior. Esto evitará las plagas que se generan por la acumulación de vegetación cerca del sustrato húmedo.
* Si se opta por podar, hacerlo siempre hasta antes de una semana del cambio de fotoperiodo. Esto es durante las 3 ó 4 primeras semanas de vida de la planta en interior y hasta el 1 de julio, más o menos, en exterior. Hacerlo durante la floración o en un momento muy cercano al inicio de ésta, provocaría un retraso en el desarrollo de los cogollos.
* Siempre que se pode, hacerlo con unas tijeras limpias, previamente desinfectadas con alcohol.
* Hacer el corte en ángulo de 45º, para evitar que se deposite agua en la herida y se generen hongos u otras infecciones.

DISTINTOS TIPOS DE PODA Y SUS CONSECUENCIAS.

Poda de las hojas grandes.
Normalmente se desaconseja quitar las hojas grandes. Personalmente, soy partidaria de hacerlo siempre que no sea en exceso. La planta desarrolla hojas de un gran tamaño, casi como sombrillas. Estas hojas suelen tener un tallo muy largo que parece estar pidiendo a gritos que se elimine. Hazlo con mesura y nunca muchas el mismo día. Ve quitando estas grandes hojas de vez en cuando: dos un día, otras dos al cabo de tres o cuatro días más… En mi opinión tapan la luz de algunos cogollos ya sean de la misma planta o de la planta vecina. Quitarlas todas de golpe estresa a la planta y la obliga a dedicarse a generar nuevas hojas para poder fabricar clorofila. Si lo haces paulatinamente la planta no se resiente tanto y el beneficio en luz es notable.

Poda de las hojas enfermas
Haz esta poda siempre. Las hojas afectadas por plagas u hongos transmiten la enfermedad a las otras hojas. Sacrifícalas aunque la planta emplee energía en generar nuevas hojas, esto siempre es mejor que propagar la enfermedad a toda la planta.

Poda de ramas
Puedes eliminar las ramas inferiores, esto provocará que la planta desarrolle más las flores de las ramas superiores, tanto en número como en volumen.

Poda apical
La poda apical es el pinzamiento con los dedos pulgar e índice del nuevo brote. Esto provoca que una rama se bifurque, es decir crezcan dos en donde había una. De las dos nuevas ramas surgirán dos cogollos que a la larga serán de una tamaño equivalente o incluso algo superior al que se hubiera desarrollado en una sola rama.
La planta de marihuana tiene en el extremo superior de la rama central una alta concentración de auxinas. Estas hormonas evitan que las ramas laterales crezcan por encima de la rama central. Si pellizcas la rama central (eliminando parte de las auxinas), provocarás que las ramas laterales puedan crecer hasta casi alcanzar la altura de la rama central. Realiza este tipo de poda cuando te interese tener una planta más baja y ancha con múltiples cogollos en las puntas de las ramas.
Si deseas un único cogollo central de gran tamaño, no practiques la poda apical.
Las variedades de cannabis índica, se caracterizan por tener un cogollo central grande y muy por encima de los otros cogollos de las ramas laterales. No es demasiado aconsejable pinzarlas, ya que sacrificarás este gran cogollo. Sí es cierto que se generarán dos nuevos, pero en variedades índicas, no suelen llegar a alcanzar el volumen que hubiera tenido la flor central y no compensa.
Si podas el ápice de las ramas laterales en lugar del de la rama central conseguirás que el cogollo central sea de mayor peso y volumen que si no lo hubieras hecho.

Doblado de ramas.
Doblar las ramas de forma que los cogollos que antes estaban unos debajo de otros queden situados en forma horizontal, unos al lado de los otros, favorece el crecimiento de todas las flores por igual, ya que éstas reciben la misma intensidad de luz.
Doblar una rama siempre es menos traumático para la planta que cortarla.
Si ves que en el doblado corres el riesgo de que la rama se te rompa, dóblala paulatinamente, es decir un poco cada día hasta conseguir la inclinación que deseas. Para doblar una rama lo ideal es atarla con un alambre o cuerda que no la estrangule e ir tensando cada día un poco. Puedes usar Yo-yos o alambre forrado de entutorar.

 

About The Growshop Woman

The Growshop Woman, editora de Juanablog.